Call us toll free 1.800.296.4950

Llámenos Gratis 1.800.296.4950

Click to call 1.800.296.4950

Antes de Declararse en Bancarrota Considere las Siguientes Opciones

Es indiscutible que la emergente pandemia ha tenido un alto impacto y de grandes magnitudes en las finanzas de las familias. A nivel mundial, el tema financiero tendrá consecuencias a futuro, sin embargo, le daremos algunos consejos para minimizar el impacto que esto pueda ocasionar en sus finanzas personales.

Con el inicio de la pandemia, ciudades y estados ordenaron el cierre de negocios no esenciales con el objetivo de bloquear la propagación del virus, incluso ciertos estados ordenaron el confinamiento por la pandemia. Esto trajo claramente un detrimento de la economía y una recesión en todo este entorno. En muchos casos, las personas están considerando declararse en bancarrota, pero en este artículo le daremos a conocer otras opciones antes de que tome esa decisión.

El concepto de bancarrota se referencia como el proceso legal mediante el cual, individuos que no tienen la posibilidad de pagar sus deudas son apoyados por las leyes federales de los Estados Unidos para declararse en bancarrota, siempre y cuando se demuestre la imposibilidad de generar dinero para asumir las obligaciones, con lo cual se cancelan parcial o totalmente las obligaciones con terceros.

No obstante, este tipo de declaración presenta algunos riesgos: como afectar el historial crediticio, duración de los efectos negativos en el reporte de crédito debido a que puede permanecer hasta 10 años después de la declaración, dificultad en obtener hipotecas, desconocimiento de los alcances de la norma y complejidad por lo cual debe asesorarse de abogados especialistas.

Antes de llegar a la desesperación y tomar la decisión de declararse formalmente en bancarrota, el ideal es buscar alternativas que puedan hacer viable la generación de nuevos ingresos o en su defecto la optimización y priorización de los gastos actuales. Es de entender que estas alternativas van a depender de cada caso en particular, para poder adoptar lo que mejor se ajuste a cada condición individual.

Lo primero que se debe hacer es un presupuesto muy detallado y realista, para poder determinar efectivamente el flujo de caja libre y afrontar los nuevos escenarios que se presenten, adicionalmente identificar si se pueden obtener ingresos bajo nuevas alternativas de negocio o trabajo adicional.

La clave es tener claridad sobre la realidad de sus cifras. En el presupuesto que se referencia en el párrafo anterior, es importante que se logren detallar minuciosamente los costos básicos para la subsistencia, como servicios, alimentación, transporte y vivienda. Del análisis anterior, deben eliminarse todos los costos y gastos que no sean absolutamente necesarios, obligaciones que se pueden postergar, gastos que redundan en gustos irrelevantes o aficiones, y finalmente movimientos financieros que por su magnitud no se pueden sostener. Lo anterior, permitirá un detalle de obligaciones y alcances en mejor forma, con esto se logrará un mayor flujo de caja y un margen de maniobra monetaria para con los acreedores.

Obligaciones financieras. En definitiva, las obligaciones financieras con entidades que han generado préstamos o con quienes se tiene una deuda por diferentes motivos, es uno de los puntos que más representa preocupación, por la dimensión de los cobros moratorios y sanciones por no pago, sumado al constante seguimiento que estas entidades hacen acerca del pago de sus cuotas a través de llamadas, mensajes, etc. Es por lo anterior que la renegociación con los bancos es una excelente alternativa y estas entidades siempre le darán una opción. Una buena negociación y estructuración adecuada de los flujos de dinero, aparte de poder refinanciar las deudas, permite bajar las cuotas mensuales con lo cual evidentemente mejora el flujo de caja. Adicional a lo anterior, este tipo de acercamientos y negociaciones permiten también ganar tiempo en la búsqueda de nuevas oportunidades o alternativas de ingreso.

Es vital adelantarse, presentar a los acreedores escenarios de pago viables para que puedan ampliar los plazos de pago, siempre es viable negociar porque los acreedores muchas veces prefieren un nuevo acuerdo a no recibir ningún dinero.

Desarraigarse de algunos activos. Cuando se toma la decisión de accionar la venta de algún activo, por dolorosa que esta sea, puede ser muy efectiva e inteligente, ya que con esto se evita, tal vez, la pérdida de los mismos y se logra conservar algún otro activo de mayor relevancia. En muchos de los casos, la venta de algún activo permite una tranquilidad transitoria por flujo de caja y a su vez la conservación y/o pago de cuota de otros activos de mayor utilidad.

Solicite asesoría. Premier Consumer Credit Counseling es una de las organizaciones que puede brindar asesoría sobre desarrollar planes de repago de su deuda, además de ofrecerle acompañamiento permanente de expertos que día a día atienden casos como estos. Permita que personas con el conocimiento lo aconsejen con el fin de que no tenga que tomar decisiones como declararse en bancarrota.

Busque nuevos ingresos. Analice cuáles son sus habilidades y qué se le facilita hacer que pueda ser del interés de otras personas y que posiblemente quieran adquirir, como manualidades, servicios de diseño, redacción de artículos, clases de baile o incluso hasta pasear perros. Es posible que explorar otras posibilidades le genere ingresos adicionales que le permitan continuar pagando sus obligaciones.

Recuerde que siempre el gobierno federal mantiene información relevante y relacionada con cada situación, en este tópico en particular (bancarrota), la FTC (Federal Trade Commission,) detalla información relevante para personas que están considerando declararse en bancarrota. https://www.consumer.ftc.gov/articles/getting-out-debt#Bankruptcy