Call us toll free 1.800.296.4950

Llámenos Gratis 1.800.296.4950

Click to call 1.800.296.4950

Fraudes De Pequeñas Letras: La Importancia De Los Términos Y Condiciones

¿Cuántas veces ha marcado usted que ha leído los términos y condiciones de algún servicio por internet sin haberlo hecho en realidad? No hace falta mentir ni avergonzarse, todos hemos pasado por esa situación. Pero solamente porque todos lo hagan no significa que esté bien o que sea un comportamiento que usted deba imitar o incentivar. Hacer clic en “He leído los términos y condiciones” sin haberlo hecho realmente es el equivalente a firmar un contrato legal sin saber lo que dice.

Lo primero que usted debe saber es qué son realmente los términos y condiciones en las páginas web que visita. Los sitios que tienen términos y condiciones con los que usted debe estar de acuerdo suelen ser aquellos que prestan algún tipo de servicio y funcionan a modo de subscripción, bien sea que el mismo sea gratis o a cambio de un pago. Ya que requieren de una suscripción por parte de sus usuarios estos portales deben tener algún tipo de resguardo legal en caso de que el producto que ofrecen sea utilizado de modo inapropiado o exista cualquier tipo de problema. En ese sentido, los términos y condiciones son una especie de contrato legal con cláusulas y condiciones a las que ambas partes del acuerdo deben apegarse.

“Hacer clic en ‘He leído los términos y condiciones’ sin haberlo hecho realmente es el equivalente a firmar un contrato legal sin saber lo que dice”

Si firmar un contrato sin leerlo primero le parece algo impensable, ¿por qué motivo leer los términos y condiciones de Netflix le parece innecesario? Usted no compraría una casa o un vehículo sin antes leer cautelosamente el contrato de compra y venta o sin al menos consultar con un abogado o un experto. Pero eso sucede porque una casa o un vehículo son cosas físicas y reales que podemos tocar a diferencia de muchas de las cosas que están en internet.

Como Realizar Decisiones Efectivas Y Mejores

Aún no nos hemos hecho a la idea de que las cosas que están en internet pueden ser tan reales como las físicas y que el dinero que usamos para comprar por la red es totalmente real. Piense cómo benefician los términos y condiciones a la empresa con la que usted está haciendo negocios. Ellos se tomaron la molestia de redactarlos y más de uno cuenta con que usted no va a leerlos para aprovecharse de usted.

Los términos y condiciones son básicamente un contrato

Usted está firmando con los ojos cerrados un contrato legal que le obliga a cumplir con ciertas cláusulas que pueden no serle beneficiosas.

Los términos y condiciones minimizan disputas legales

Al tratarse de un contrato que ya usted firmó puede que para cuando se dé cuenta de que algo no le está funcionando como esperaba o no le resulte beneficioso, ya sea demasiado tarde para intentar tomar acciones legales al respecto. Los abogados de la empresa pueden simplemente señalarle las cosas a las que usted accedió al momento de firmar y como la empresa no está quebrantando el contrato cercenando de una vez la posibilidad de llevar el caso a una corte.

Los términos y condiciones pueden atarlo a un servicio

Ya sea que usted no desee continuar recibiendo un servicio por cualquier razón, o simplemente desea cambiarlo, puede ser que en los términos y condiciones esté estipulado que usted deba pasar una cierta cantidad de tiempo con un mismo servicio antes de poder cambiarse o cancelar su suscripción.

Los términos y condiciones pueden ser una jaula

Nunca subestime al equipo legal detrás de grandes corporaciones y empresas. Son un equipo de abogados capaces de redactar unos documentos legales inquebrantables y libres de vacíos legales. Este tipo de escritos siempre jugarán al favor de la empresa guardando siempre sus intereses.

Cinco Consejos Para Proteger Sus Datos Personales y Financieros en Internet.

Quizá piense que la gente está al tanto de este tipo de riesgos, pero le sorprendería saber que menos del 7% de las personas leen los términos y condiciones de los servicios que contratan por internet. Según las últimas encuestas, seis de cada diez personas prefieren leer el manual de instrucciones de una máquina de construcción antes de leer los términos de cada compra que hacen en línea.

La mayoría de las personas que admiten no leer los términos y condiciones, admiten no haberlo hecho porque les parece algo tedioso o difícil  de leer, ya que éstos suelen estar escritos con una jerga legal muy especializada que no cualquiera es capaz de comprender.

Y de este grupo de personas que no leen antes de aceptar, un número importante ha reportado salir perjudicados por no hacerlo. En muchos casos, se encontraron atados legalmente a contratos por más tiempo del que esperaban por no haber leído la letra pequeña. Otro grupo importante de personas ha perdido dinero al no poder cancelar o modificar reservaciones para vuelos u hoteles ya que este tipo de compañías suelen tener condiciones que aplican para este tipo de casos y muchos clientes que no los leen.

En Premier Consumer somos conscientes de la importancia de que usted conozca y entienda todo a lo que está accediendo al momento de marcar la casilla de “He leído”, así que nuestro mejor consejo es el siguiente: ¡Lea bien antes de firmar! Muchos contratos pueden no ser parciales y beneficiar a un lado más que al otro, ese lado que sale mejor parado siempre será la empresa y no el cliente. Ese tipo de cláusulas siempre estarán ahí y en un debate legal no se puede argumentar el desconocimiento de una condición como motivo de su incumplimiento, porque dicha condición está ahí escrita.

No deje de leer los términos de cada sitio web que visite, recuerde que cada uno es una empresa distinta con sus propias condiciones. Fíjese siempre en cosas como condiciones de cancelación, motivos de recargos, tarifas especiales, costos adicionales y penalizaciones que puedan estar ocultos en el contrato.

Por ejemplo, los hoteles suelen tener políticas de cancelación y modificación de sus reservas que varían entre establecimientos y que pueden hacer que su dinero sea reembolsable o no, en caso de que desee cancelar su reserva. También hay hoteles que le ponen penalizaciones al incumplimiento de las condiciones de la reserva al huésped.

Por ley, todos los establecimientos y están obligados a colocar todos sus términos y condiciones en sus sitios web para que sus clientes puedan leerlos al momento de hacer una transacción, es su responsabilidad hacerlo y tener presente que usted está firmando un contrato que le obliga a cumplir con su parte de un acuerdo. ¡Infórmese bien antes de firmar!