Call us toll free 1.800.296.4950

Llámenos Gratis 1.800.296.4950

Click to call 1.800.296.4950

Mejore sus Finanzas con Tres Simples Pasos

Para sacar el mayor provecho de sus ingresos es necesario establecer prioridades económicas y saber diferenciar cada obligación, tomando en cuenta aspectos fundamentales que le permitan establecer la jerarquía de las mismas, sin dejar de ahorrar en el proceso. Al hacer frente a un ingreso económico inferior al esperado o a un aumento en los gastos habituales es vital darle prioridad a lo fundamental. Aquí presentamos tres pasos que le ayudarán a mejorar sus finanzas:

  1. Calcule sus ingresos

El primer paso, y uno de los más importantes al priorizar los gastos es el cálculo de ingresos por concepto de sueldos netos (luego de las deducciones e impuestos), pensiones, propinas, intereses, seguridad social, entre otros. Los ingresos son todas aquellas entradas de dinero que se producen en el núcleo familiar durante un período de tiempo determinado, que puede ser diario, semanal, quincenal o mensual.

  1. Determine cuáles son sus gastos

Una vez establecida la cifra semanal, quincenal o mensual de ingreso monetario, es necesario determinar cuáles son los gastos más importantes o los gastos básicos fijos; es decir, aquellos egresos que comprenden más o menos las mismas cantidades de dinero periódicamente. Esto puede referirse por ejemplo, a los servicios de electricidad, alquiler o pago de hipoteca y comida. Los gastos básicos son imprescindibles, ya que cubren las necesidades primordiales y mantienen su bienestar y el de su familia.

“Al hacer frente a un ingreso económico inferior al esperado o a un aumento en los gastos habituales es vital darle prioridad a lo fundamental”

Debe determinar también los gastos variables necesarios; llamados así porque la frecuencia con la que se adquieren nunca es la misma y en algunos casos especiales son prescindibles si la situación económica lo amerita. En esta clasificación entran los gastos de ropa, cuidado personal, cuidado médico, pago de seguros y los impuestos de propiedad. Para estos últimos es recomendable destinar una parte de sus ingresos con anterioridad, ya que en la mayoría de los casos son pagos anuales fáciles de olvidar.

Existen también otros tipos de gastos variables que son prescindibles. En esta categoría entra todo lo relacionado con el ocio, como el teatro, cine, paseos, vacaciones, comer en restaurantes y demás actividades que podríamos posponer o dejar de realizar y seguir llevando una vida cómoda y satisfactoria.

Los gastos antes señalados son tan solo una orientación para guiarse al momento de priorizar, sin embargo, la diferencia de gastos entre familias es algo personal que cada quién deberá determinar con mayor reflexión.

  1. Haga un plan de pagos o presupuesto

Una vez determinados los gastos, es esencial hacer un plan o presupuesto que le permita rendir su dinero al máximo, con el cual podrá fijar en qué y cómo gastar el dinero, así como ajustar los gastos de acuerdo al ingreso percibido. Le recomendamos tomar en cuenta las fechas de tus ingresos para fijar un período determinado de tiempo y hacer de su presupuesto un ciclo (ya sea semanal, quincenal, mensual o incluso anual). Para ello, debe calcular cuáles son sus ingresos reales y qué gastos va a realizar en ese periodo de tiempo.

El plan de gastos es bastante fácil de hacer, solo necesitará un poco de concentración para trazar la línea de tiempo, así como ser ordenado y sensato al momento de recopilar los datos necesarios. Una vez recabada la información de sus gastos e ingresos, deberá comparar y analizar los resultados arrojados.

Cuatro Maneras En Las Que Un Presupuesto Le Puede Ayudar A Administrar Mejor Su Dinero Y A Mejorar Su Situación Financiera

¿Son sus gastos mayores que sus ingresos?

Priorice. Debe adecuar el nivel de gastos al nivel de ingresos, examinar sus hábitos de consumo y evitar todo tipo de gastos superfluos que no sean estrictamente necesarios. En este sentido, debe tener en cuenta qué puede costear y qué no, para así evitar incurrir en más deudas. Por ejemplo, si gran parte de sus ingresos están destinados a cubrir gastos fijos como el pago de alquiler, pensar en mudarse a una vivienda más pequeña puede ayudar con los pagos restantes.

De la misma forma, el ahorro en el consumo de servicios como electricidad y teléfono puede evidenciarse en el recuento anual de gastos y a pesar de no evidenciarse en períodos cortos, a largo plazo puede causar una enorme diferencia.

No Desperdicie Comida- Puede Costarle Mucho Dinero

También puede buscar otras soluciones, como el aumentar sus ingresos por medio de trabajo a tiempo parcial o trabajos temporales; verifique si cumple con los requisitos para solicitar ayuda en los programas de asistencia pública para alimentos.

Revise sus activos (dinero con el que puedes contar) y determine si cuenta con bienes que puedan usarse para cubrir algunos de sus gastos. Los gastos por motivo de vacaciones, comer en restaurantes, compras de bienes materiales y artículos para el hogar deben pasar a un segundo plano. Trate de analizar su situación de la manera más objetiva posible y busque enérgicamente soluciones y alternativas que le permitan superar sus problemas económicos.

¿Sus ingresos son mayores que sus egresos?

En este caso, no tendrá necesidad de ajustar sus gastos, ya que tendrá un remanente de dinero al final de cada ciclo establecido. Sin embargo, le recomendamos ahorrar o invertir (siempre con asesoría) un porcentaje de ese dinero que le pueda brindar seguridad económica en el futuro, sirviendo de ayuda para posibles situaciones imprevistas.

Una vez haya creado su plan y establecido la cantidad de dinero para todos los tipos de gastos que tenga, es fundamental que respete dicho presupuesto. Tome notas y mantenga registros, así será más fácil ceñirse a lo dispuesto y tomar decisiones que le permitirán ahorrar e invertir. Después de todo, la meta es conseguir un presupuesto balanceado de gastos.

Con el tiempo, pueden ocurrir numerosos cambios en su situación financiera que puedan obligarle a replantear el plan de gastos; los precios oscilan, la familia y los hábitos cambian. Muchas de estas variaciones no dependerán directamente nuestras acciones, como por ejemplo, una inflación muy alta o una crisis financiera; pero otras sí, por lo que es conveniente ahorrar, revisar el presupuesto periódicamente y hacer los ajustes necesarios.

Recuerde, priorizar los gastos es una tarea fundamental que le ayudará a alcanzar sus metas financieras.